Introducción a Job

La persona de Job se menciona en Ezequiel 14:14 y 20, junto con otras dos figuras históricas, Noé y Daniel. Se lo menciona entre los justos o entre aquellos que se rindieron completamente a Yahveh. 

Job vuelve a aparecer en Santiago, donde es nuevamente elogiado por ser justo. Su vida entregada por la fe allí se define como perseverante (Santiago 5:11).

Esto significaría que tanto los escritores del Antiguo como del Nuevo Testamento vieron a Job como una persona real que en verdad sufrió, y el libro de Job como Escritura inspirada. 

El Contenido

El libro de Job contiene más de 10,000 palabras y 1,070 versículos, y está dividido en 42 capítulos. 

El libro está plagado de desafíos interpretativos y de traducción.

La Traducción

Job no sólo es difícil de interpretar, sino que es monstruoso de traducir. Sus líneas y frases poéticas anhelan palabras equivalentes a las nuestras. Sus preguntas retóricas se forman y se expresan en una cultura ajena a la nuestra. Las simples ironías a lo largo del libro se nos escapan. La traducción es un reto. Por eso sugiero a los lectores primerizos que lean la narración de La Biblia del Mensaje) se titula The Message en inglés), escrita por Eugene Peterson. La Biblia del Mensaje pone el libro en forma de historia y nos da la sustancia del libro sin violar su propósito.

Escribiré esta reseña como siempre desde la ESV (versión usada en inglés), filtrada por The Message. Es decir, será más fácil seguir mi revisión si has leído el texto en The Message.

(Nota del traductor: Debido a que The Message no ha sido traducido al español, he traducido las porciones que el Pastor incluye, directamente al español.  Si se desea ver traducciones similares al The Message, en español, se encuentran varias en línea, como La Nueva Traducción Viviente (NTV))

El Autor

El nombre de Job probablemente significaba: "¿Dónde está mi padre? Probablemente es mejor concluir que el libro es una historia sobre un hombre llamado Job que era bien conocido por aquellos que estaban familiarizados con su vida.

La Inspiración del Libro

El libro de Job reclama su propia inspiración como Yahveh, quien habla en los capítulos 1-2 y en los capítulos 38-41.

Hay básicamente tres tipos de discursos más allá del de Dios:

1) Los amigos de Job (Elifaz, Bildad y Zofar) menos Elihú; Dios declaró claramente que las palabras de ellos eran falsas y que estaban ausentes de la relación con Yahveh (38:2).

2) Elihú, que dio un discurso; sus palabras no fueron repudiadas por Dios. Estaban más cerca de la verdad, provenían más bien de un corazón de relación, pero todavía mezcladas con la razón humana.

3) Las palabras de Job, declaró Yahveh, fueron oscurecidas por sus circunstancias, por lo que eran divinamente defectuosas (38:2).

Con toda la charla, no hay ninguna afirmación de autoría por parte de una sola persona; al libro de Job se le asigna un autor anónimo.

No hay una fecha específica para la escritura del libro de Job; sin embargo, dentro de él hay algunas pistas sobre cuándo ocurrió la historia.

La tradición del Talmud asigna la obra a Moisés, ya que él compiló la historia de Elihú o los descendientes de Elihú.

Esto explicaría tres observaciones sobre el libro.

1) El único nombre hebreo en la historia es Elihú, y los eventos no tuvieron lugar en Palestina sino en la región de Edom. Esto explicaría cómo la historia llegó a manos de los hebreos.

2) Esto también explicaría cómo llegó al estatus, o nivel, de las Sagradas Escrituras.

3) Esto explicaría la confiabilidad de que la historia ocurriera tan cerca de cuando fuera escrita.

La Importancia de Job

El término "Biblia" viene de la palabra latina "biblia", que significa libro o libros. Cada libro de la Biblia es importante. Cada libro explica a todos los demás libros y todos los demás libros explican a cada libro. Este libro de Job es un libro esencial entre los otros libros de la Biblia. Explica tanto de otras porciones de las Escrituras, y mucho de otras porciones de las Escrituras explican a este libro.

La Fecha

Los acontecimientos de la historia de Job parecen haber ocurrido en algún momento del período patriarcal. Esto se deduce de la práctica del sacrificio de Job, de la medición de la riqueza por rebaños, de la duración de la vida de Job y de los nombres utilizados, siendo compatibles con la época anterior.

Hay dos teorías con respecto a la fecha del escrito. Primero, Moisés, al principio, habiendo escuchado la historia de Job de uno de los descendientes de Elihú, captó su importancia y comenzó a poner la historia en alguna forma poética durante el sufrimiento de Israel en el desierto.

Segundo, el libro fue compuesto durante el período de Salomón a partir de pedazos de la tradición oral sobre Job.

Mi mejor suposición es que fueron ambas cosas. Moisés escribió la historia originalmente y luego, en un período de tiempo en el que la literatura de sabiduría estaba floreciendo entre los hebreos, fue editada y refinada.

El Lugar

Mientras que hay tres menciones de un lugar llamado Uz en las Escrituras, Lamentaciones insinúa que la patria de Job probablemente fue al sur del Mar Muerto donde los edomitas se establecieron.

La versión griega de este libro declara abiertamente que Job vivía en las fronteras de Edom y Arabia. 

Sin embargo, hay argumentos válidos para otros lugares, todos fuera de Israel. Debido a que Job vivía en la tierra de Uz, probablemente vivía en el campo y no en una ciudad.

El Relato

¿La historia fue grabada en prosa en Job como una historia real y factual? Es poco probable que el Espíritu Santo desee que el libro así se lo imaginara. Ciertamente tiene un núcleo histórico, y entonces Job parece convertirse en una figura representativa de los justos que sienten que están sufriendo injustamente. Los amigos de Job parecen presentar argumentos religiosos e intemporales a Job por su sufrimiento.

El principio y el final del libro, donde Dios habla, serían probablemente las partes más trascendentes e históricas del libro.

El Propósito

El libro de Job registra una disputa entre Job y sus cuatro amigos-Elifaz, Bildad, Zofar, y luego Elihú, que llegó tarde. Los amigos de Job estaban luchando con un argumento que no tiene límites de tiempo con respecto a la justicia de Dios. Específicamente, buscaban una respuesta a la pregunta: "¿Por qué sufren los justos?"

Los amigos de Job reunieron un montón de razonamientos en apoyo a la opinión tradicional: la justicia produce prosperidad y buena fortuna, y la maldad produce pobreza y desgracia.

Job no estuvo en desacuerdo con la proposición básica de sus amigos; él argumentó su propia inocencia.

Job acusó a Dios duramente pero no negó Su poder y grandeza (9:5-13; 12:7-12; 12:13-25; 23:13-17; 27:7-10), ni tampoco negó la verdad -aún anhelaba la comunión con Dios.

"Si supiera dónde encontrarlo, iría directo a Él. Le presentaría mi caso cara a cara, le daría todos mis argumentos de primera mano. Descubriría exactamente lo que Él está pensando, descubriría lo que está pasando en Su cabeza. ¿Crees que me despediría o me intimidaría? No, me tomaría en serio. Vería a un hombre de vida recta parado delante de él; mi Juez me absolvería por el bien de todos los cargos" (Job 23:2-7 The Message).

Curiosamente, cuando el cuarto amigo de Job, Elihú, finalmente habló, dejó claro que Job no iba a ser escuchado por Dios. Tan pronto como Elihú hizo la afirmación de que Dios no aparecería, Dios le habló directamente a Job.

De las palabras de Dios, el lector aprende que el propósito del libro de Job no es resolver la pregunta: "¿Por qué sufren los justos?".

En lugar de responder a la pregunta sobre el sufrimiento, Dios reveló el misterio de la creación y de la vida. La tierra, los cielos, el mar, el amanecer, el gran behemot, el gran leviatán, etc., eran todos grandes misterios más allá de la resistencia mental y emocional de Job. A la lista de misterios más allá de nuestra capacidad de comprensión se añade la realidad del sufrimiento humano.  

No es que no haya respuestas; el problema es que las respuestas provocarían un cortocircuito en el sistema humano. La comprensión de las respuestas llevaría a otros problemas más formidables que el sufrimiento mismo. 

Los Nombres de Dios

Hay cinco nombres de Dios usados a lo largo de la historia. A este respecto, quisiera hacer un breve repaso.

El: término común para designar a dios o a Dios
Eloah: Forma singular de un nombre genérico o título para dios o Dios. No era de uso común en Israel.
Elohim: Forma plural del nombre genérico de dioses o Dios y era más comúnmente usado por Israel.
Shaddai: el nombre que Dios usó para revelarse al Patriarca, El Shaddai.
Yahveh: el nombre que Dios usó para revelarse a Israel.

El nombre de Yahveh nunca fue usado en los labios de los cuatro amigos de Job y sólo fue usado en los labios de Job dos veces (1:21; 12:9). 

Yahveh se refirió a sí mismo como Dios (1:8; 2:3) como lo hizo Job (1:5; 2:10), Satanás (1:9) y la esposa de Job (2:9). "Elohim" (deidad) se usa sólo dos veces más a lo largo del libro.

A lo largo del libro de Job, los otros nombres de Dios se usan en diversas combinaciones.

Sin querer complicar el tema de los nombres de Dios usados en Job, sólo quiero hacer un punto interesante: durante las pruebas de Job, él usó el nombre más personal de Dios, Yahveh, como lo hizo su amigo con el nombre hebreo, Elihú.

El autor de Job no es tímido con el nombre de Yahveh en absoluto. 

Esquema de Job (versión breve)

Revelación de los antecedentes de Job (capítulos 1-2)
Job lamenta haber nacido (capítulo 3)
Primera ronda de discursos (capítulos 4-14)
Segunda ronda de discursos (capítulos 15-21)
Tercera ronda de discursos (capítulos 22 a 27)
Poema sobre la sabiduría (capítulo 28)
Declaración final de Job (capítulos 29-31)
Los discursos de Elihú (capítulos 32-37)
Los discursos de Dios (capítulos 38-41)
Restauración de Job realizada (capítulo 42)